...un segundo hace la eternidad...



El viaje en el tiempo
 
Un niño decide viajar en el tiempo. Habla con su madre, ingeniera, y ella le explica en términos generales la mecánica relativista relacionada con su proyecto. Ahora sabe que tendría que moverse a velocidades cercanas a la de la luz para lograrlo. Acepta el desafío. Toma su carrito de balineras, sube a la cima de una pequeña colina, se pone el casco y las gafas para la moto de su hermano, las rodilleras y coderas de su hermana patinadora y las canilleras de fútbol de su papá. Ajusta el cronómetro de su reloj de pulsera porque su madre le ha enseñado que sus experimentos deben ser meticulosamente controlados, y sin mayor ceremonia se lanza cuesta abajo. Su carrito parte del reposo y alcanza una astronómica velocidad de 23 kilómetros por hora. Siente que vuela a través del espacio tiempo. Puede ver cómo a su alrededor los objetos se mueven cada vez más rápido mientras al interior de su vehículo todo sigue siendo normal, tal como le explicó su mamá que pasaría. La integridad estructural del carrito no soporta las turbulencias gravitacionales que debe generar el viaje así que una balinera se sale. El carrito se voltea y el niño cae al asfalto, resbala un poco y se detiene. No ha sufrido ningún daño gracias al sistema de seguridad que su mamá le enseñó que siempre debe usar en los experimentos. Ella también le enseño a no confiar en su percepción subjetiva así que revisa su cronometro y comprende que el experimento ha sido un éxito: Ha viajado 2 minutos y 32 segundos al futuro. Desde entonces sigue viajando en el tiempo.
Escrito por Carlos García
9:14 am, by puntoeneluniverso
permalink




Finalmente…

Hay personas con las que puedes pasar una eternidad, sin embargo, en cuanto se marchan se llevan con ellas todo lo que tú también fuiste y vuelves a ser el mismo, como si nada hubiese sucedido. Por el contrario, hay personas que en días logran cambiarte el mundo, y aunque se van, el fuego de su presencia aún arde en ti. Tú marcaste mi vida y mi mundo.

Sé que no hay puntos suspensivos, pero a pesar de ello hay días en los que recuerdo las citas que no se cumplieron, o los planes que no llegaron, y a pesar de su imposibilidad no dejan de brillar en mi mente con la belleza de tu luz.

Sé que la vida no es perfecta, sé que el amor tampoco lo es, ni siquiera lo que hubo entre los dos lo fue, pero al menos estoy convencido que el tiempo que pasé junto a ti fue hermoso. Eres y serás el acorde perfecto para una canción que no sonará, pero que tal vez alguien en otra vida, o en otro tiempo tocará, y entonces ahí, en lo eterno seremos los dos como no pudimos ser hoy.

1:13 pm, by puntoeneluniverso
permalink




Las palabras son como pequeños conejillos que se nos escapan por el campo de la mente. En ocasiones son juguetonas y nos regalan combinaciones lúdicas, en otras más son peligrosas y llegan a caer por desfiladeros que nos entristecen, por eso es importante cuidarlas. Sin embargo, hay ocasiones en las que sin explicación aparente todas van brincando en la misma dirección, saltando y mostrando el lomito peludo, las orejas altas, buscando y llegando a donde las necesitan. Y creo que en esas ocasiones, cuando no entendemos el por qué de la migración, es cuando comienza la incertidumbre. Todas se agolpan hacía una dirección, nos dejan solos o simplemente no las podemos alcanzar porque son más veloces que nosotros; vamos tras de ellas sin voz, orientándonos por las pequeñas huellas que dejan sobre la tierra mojada. A veces caemos y creemos que jamás las podremos alcanzar, pero es justo en ese momento, cuando todo parece perdido, que vemos el horizonte de cabezas altas, apuntando hacía el cielo, y llegamos desfallecidos a pararnos de frente a mirar lo que los conejillos buscaban, y entonces sólo miramos, mientras todas esas palabras dicen todo lo que podemos sentir. Y es ahí cuando te veo, y toda mi voz va hacía ti, brincando, para hacerte saber todo lo que no necesito expresar con mi labios, porque mi alma lo habla para ti.

Tal vez ahora mis palabras sean más veloces que yo, pero se que cuando llegué a ti, todo lo que digo lo podrás sentir.

12:05 pm, by puntoeneluniverso
permalink




Novalee

El tiempo nunca es suficiente cuando quieres una eternidad, sin embargo, los minutos, horas, días y noches que he pasado junto a ti, resumen la belleza de un infinito imposible, pero real. Y ahora que el futuro es un incierto, lo único verdadero es el destino que nos colocó en el mismo camino, donde un cúmulo de pensamientos buscan tus noches para crecer y ser soñados por ti. No conozco la respuesta, pero se que todas mis preguntas me llevan a ti, por eso estaré junto a ti por siempre, por siempre que te acuerdes de mí.

3:21 pm, by puntoeneluniverso
permalink




Made with Paper

12:49 am, by puntoeneluniverso
permalink
tagged: MadeWithPaper,






Siempre

A veces el viento me recuerda el sonido de tu voz recorriendo mi piel, burlando los destinos. En ocasiones el silencio me remite a tu mirada llena de segundos discutidos en horas sin sentido. Y si, tal vez sólo seas la ilusión que camino todos los días, el pensamiento de que grita un nosotros, la reconciliación del alba con la noche, del roce con lo vivido, la misma flor que habita el puerto del olvido.

10:24 pm, by puntoeneluniverso
permalink






Carla Morrison - Déjenme Llorar

,
7:39 pm, by puntoeneluniverso
permalink






No Corro, No Grito, No Empujo.

,
5:20 pm, by puntoeneluniverso
permalink




Palabras sin hablar, letras sin leer…

Hay tantos textos que he escrito para ti, palabras que tal vez no leas en mucho tiempo, símbolos que aún no logro descifrar, voces que el tiempo no podrá borrar. Todo es tuyo y proviene de ti.

Sólo espero que no lleguen a ti de mano de mi albacea.

11:36 pm, by puntoeneluniverso
permalink




Una mujer “moderna” sufre…

Es como un síndrome, han tenido parejas que las han tratado de la chingada, pero cuando llega alguien diferente que las quiere y consiente se les hace tan extraño que terminan por desconfiar, ¡no creen que sea cierto!, y se van por miedo. Tal parece que algo no les cuadra, como si todos los hombres tuvieran que ser patanes para ser normales.

Lo más parecido es el síndrome de Estocolmo, en el cual “tanto el rehén o la víctima como el autor del delito persiguen la meta de salir ilesos del incidente, por ello cooperan”.

Patético.

11:17 am, by puntoeneluniverso
permalink